Primer plano de Isabel Pantoja llorando

Isabel Pantoja ya no quiere saber nada de Kiko Rivera: 'Se ha acabado para siempre'

La tonadillera cierra toda puerta a una posible reconciliación con su hijo

Isabel Pantoja  se ha cansado y le ha cerrado por completo las puertas a su hijo.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

Si bien el tema entre ellos parecía lejos de solucionarse, ahora tras las últimas declaraciones que  Kiko Rivera  ha hecho durante su paso por Planeta Calleja, la tonadillera ha dicho basta.

El Dj llegaba a culpar a su madre de sus adicciones, lo que para ella ha sido el culmen. Fuentes cercanas a Pantoja destacan que habría quedado "absolutamente escandalizada con sus declaraciones".

 

"Para ella su hijo se ha acabado por completo", ha manifestado a su entorno. Y eso que tras la muerte de  Doña Ana parecía que ambos se habían acercado. 

Según contaba el propio Kiko en una exclusiva, ambos se habían abrazado y prometido arreglar sus diferencias.

Foto de madre e hijo
Kiko Rivera e Isabel Pantoja no tienen intención de arreglar sus diferencias | Mediaset

Sin embargo, a la hora de la verdad la tonadillera se veía incapaz de asumir sus errores y sentarse a hablar con 'su pequeño del alma', lo que provocaba un nuevo distanciamiento. Un distanciamiento que ya parece definitivo.

Al parecer, Isabel "no permite que le hablen sobre Kiko ni que le aconsejen sobre él ni sobre lo que tiene que hacer para acercar posturas con su hijo".

Foto deKiko Rivera y Jesús Calleja
Kiko Rivera y Jesús Calleja | GTRES

Un punto y aparte con el que deja claro que para ella se han terminado las buenas palabras. Mientras que, por otro lado, la que parece que está cada vez más cerca de su madre es su hija Isa. 

Entre otras cosas, el marido de Irene Rosales  le confesaba a Jesús Calleja durante su viaje a Nepal que la depresión que sufre viene asociada al consumo de drogas.

Kiko Rivera, arruinado hasta en dos ocasiones por culpa de sus adicciones

"En determinado momento de mi vida, y de ahí viene en gran parte mi depresión, tuve adicción a las drogas", se confesaba el artista.

"Empecé a consumir con 17 o 18 años y he llegado a consumir hasta cuatro y cinco gramos al día", ha llegado a revelar.  "Mi madre se enteró hace tres o cuatro años, cuando mi mujer ya no puede más y la llama".

En ese momento tan delicado, Irene no sintió el apoyo de su suegra, sino todo lo contrario. Y es que se vio sola batallando por la salud de su marido. 

Kiko insistía en que él ha hecho siempre lo que cualquier chaval, "con la diferencia de que tenía una cámara encima. Salía un viernes y aparecía el otro viernes", le confesó a Calleja.

Y ya no solo eso, sino que también ha hablado de la cuantiosa cantidad de dinero que ha llegado a despilfarrar.

Kiko Rivera mira fijamente a cámara con una ligera sonrisa
Kiko Rivera mira fijamente a cámara con una ligera sonrisa | GTRES

Llegando a ganar hasta 25.000 euros por noche y por asistir a eventos donde se hacía "cuatro fotos", el Dj no le daba ningún valor al dinero. 

Según contaba el propio Kiko, ese dinero llegaba a fundírselo en el mismo bolo y podía volver sin dinero a casa.

Motivo por el que se ha arruinado en numerosas ocasiones. "No me ha pasado una vez, sino dos. Me he arruinado dos veces".

"A los 18, hasta los 22 o 23. Luego dije: '¡Volvemos al lío, ya no me pasa más!'. Me volví a arruinar. Yo habré ganado en mi vida, arruinada, entre siete y ocho millones de euros", reconocía el hijo de Isabel Pantoja.

"¿Cómo se gastan 100.000 euros en un fin de semana?", le preguntaba impactado  Jesús Calleja sin dar crédito.

Kiko Rivera e Isabel Pantoja apoyados en una ventana mirando al horizonte
Kiko Rivera no dejó en muy buen lugar a su madre en el programa de Jesús Calleja | Europa Press

"Mucha fiesta, estupefacientes a saco. Iba con 25 amigos o 30. Llegaba un fin de semana y les decía: '¿Adónde queréis ir?' Todo putas, fiesta, todo. Es algo de mi pasado que yo cuento con normalidad", explicaba a su vez Rivera.

"Decíamos: 'Vámonos para Londres', y pagaba los aviones, los hoteles, las cenas, las fiestas y me podía gastar 60.000 euros. Cuando el dinero te llega fácil, te lo gastas fácil. Puede que haya gente que se lo haya pasado bien en este país, pero nadie mejor que yo", declaraba.

Unos excesos que ahora le pasan factura y que no quiere volver a repetir.