Kiko Rivera muy sonriente

Kiko Rivera abre un nuevo frente contra Jessica Bueno por su hijo: 'No me lo quiten'

Kiko Rivera le ha reclamado a su ex que haya presumido de llevar a su hijo a un concierto

Nuevo frente abierto para Kiko Rivera, esta vez contra Jessica Bueno. El Dj no ha podido evitar saltar contra la madre de su hijo mayor, Francisquito, después de que ella haya presumido de llevar al niño a su primer concierto en directo.

Hace unos días la modelo compartía su felicidad por haber asistido en familia a un concierto de Morat junto a su marido, Jota Peleteiro, y sus dos hijos mayores.

"Ayer disfruté muchísimo con mis hijos mayores y mi marido en el concierto de Morat. Su primer concierto y por lo felices que se les veía creo que repetiremos experiencia pronto", aseguraba emocionada.

Sin embargo, parece que Kiko no ha quedado muy contento con esa afirmación y ha decidido replicarle en sus redes sociales.

"Su primer concierto fue con su padre. Cosa que no se me olvidará nunca porque fue muy especial para mí", señalaba algo molesto. "No rayarse. No es a malas, pero las cosas como son. Y, además, fue uno de los días más bonitos de mi vida. No me lo quiten".

Además, poco después decidía compartir una imagen con su hija subida al escenario. Una forma de hacer ver que también su pequeña había vivido ese momento de su mano. 

"Uno de los momentos más bonitos de mi vida fue poder cantarle a mi hija su canción. Pedí al cielo inspiración y naciste tú. Te amo princesa".

Kiko y Jessica, en guerra por su hijo Francisco

Esta no es la primera vez que se genera polémica entre la expareja por un tema relacionado con su hijo. Y es que hace unos meses el pequeño Francisco era bautizado y recibía su primera comunión, una celebración muy especial de la que su padre pudo ser testigo.

Kiko Rivera acudía a Bilbao, donde actualmente reside Jessica, acompañado de su mujer, Irene Rosales, y sus hijas pequeñas. 

Sin embargo, cuando parecía que todo había sido paz y armonía, el drama que montó Anabel Pantoja públicamente por no haber sido invitada, abrió la caja de los truenos. 

La colaboradora de Sálvame aseguraba estar dolida con su primo por no tenerla en cuenta, ya que supuestamente ella era la madrina del niño. Sin embargo, parece que hubo un cambio de última hora del que no se le había informado y en el que quedaba relegada de ese papel tan especial.

Y, tras ver el show mediático en el que se había convertido un día tan importante, ya no solo para Francisquito, sino también para su otro hijo, Jessica no tardaba en estallar.

Eso, sumado a ciertas afirmaciones de Kiko sobre la custodia de su hijo mayor. "Tú ya sabes la situación que hay, llevo ocho años aceptando una serie de cosas que he decidido aceptar por el bien de mi hijo", explicaba el Dj a su prima.

"¿Qué no estoy conforme con algunas cosas? Claro que no, pero nosotros somos así y yo no voy a buscar ningún problema con la madre de mi hijo", señalaba.

"Tú ibas a ser la madrina, Jessica decidió por razones equis que ella la iba a elegir y yo tuve que elegir al padrino. Tengo muchos problemas como para que la madre de mi hijo me cambie a la madrina".

Por su parte, la modelo tachaba de lamentable el circo en el que se había convertido todo el asunto. Alegando, de paso, que ella había actuado pensando en el bienestar de su pequeño 

"Me parece lamentable que use un motivo como este para inventar y hacer daño cuando se ha actuado desde el corazón", sentenciaba.

"He organizado una fiesta en mi casa, y por respeto y amor a mi hijo han estado las personas que he creído convenientes y que tienen trato directo con él", añadía.

"Por supuesto, estaban su padre, su mujer y sus hermanas. Creo que estoy en mi derecho de poder invitarles solo a ellos, ya que son los principales en la vida de mi hijo", destacaba furiosa.

"No he querido entrar en temas personales que no me incumben invitando a otras personas de su familia", señalaba en referencia a Anabel.