Kiko Rivera con los brazos cruzados, americana y camisa y con fondo azul oscuro

Kiko Rivera aclara por fin si asistirá o no a la boda de Anabel Pantoja

Tras muchas idas y venidas, parece que la paz vuelve a reinar dentro del clan Pantoja

Kiko Rivera  y  Anabel Pantoja  por fin han acercado posturas, o eso parece. Tras meses llenos de idas y venidas, era la propia colaboradora de Sálvame la que confirmaba emocionada que se había reunido con el Dj y con sus sobrinos. 

El hijo de Isabel Pantoja decidió ceder y dejar los rencores a un lado. Así, Anabel no podía ser más feliz tras poder pasar tiempo con Ana, Carlota y Francisquito, hijos de Kiko, y a los que adora. 

La influencer no dudaba en compartir con su más de un millón y medio de seguidores ese conmovedor momento con el que tanto tiempo había soñado.

"Sin creérmelo", escribía emocionada junto a una bonita imagen en la que aparecía tirándose a la piscina junto a dos de los pequeños. 

Anabel ha pasado unas vacaciones inolvidables, viajando sin parar y con toda clase de lujos. Sin embargo, a la vuelta se ha topado con que los planes de su boda podrían correr serio peligro.

La Pantojita de Canarias tenía la ilusión de poder casarse en la isla de La Graciosa, pero un grupo de ecologistas parece decidido a impedírselo y hacerle la vida imposible. 

Tanto es así, que terminaba explotando en directo. "Me voy a casar igual que todo el mundo", insistía molesta. 

"La ceremonia va a ser en la playa, voy a tocar mis pies con la arena. Yo respeto, y es más, comparto los temas ecologistas y la sostenibilidad".

Anabel lamentaba que solo por tratarse de ella, la juzgasen con mayor dureza. "¡Estoy hasta el moño! Todo el mundo que si no te casas, que si la playa, los ecologistas... ¡Dejadme en paz! ¿Qué más os da?, si no vais a venir a la boda", saltaba contra sus compañeros de Sálvame.

Y es que el tema ya ha empezado a afectarla, aunque tiene muy claro que nada podrá cambiar sus planes. A tan solo unos días del enlace, los nervios de la futura novia están a flor de piel.

Kiko Rivera despeja las dudas sobre su asistencia a la boda de Anabel Pantoja

De hecho, la sobrina de  Isabel Pantoja no podía evitar romper a llorar. Hace unos días, la televisiva por fin podía vérselas cara a cara con un ecologista y sus palabras conseguían emocionarla. 

"Yo lo que vengo es a agradecerle. Que la problemática de La Graciosa y de los destinos hiperturistizados se conozca. Eres un agradecimiento, eres una gota de alegría en medio de un desierto", le decía el activista en cuestión.

La Pantojita no ha dudado en explicar que para ella, La Graciosa es su 'paraíso mental'.  Justo por eso considera que no hay mejor lugar para casarse con el amor de su vida. 

Anabel se enamoró del lugar cuando lo conoció hace cuatro años. Además, tiene muy claro que en la playa solo va a llevar a cabo "un acto simbólico", ya que la celebración será "en una casa". De esa forma, cuidará el precioso entorno.

Y la polémica ya no está solo relacionada con el tema de los ecologistas, sino también con los asistentes al enlace. La gran incógnita es si Isabel Pantoja estará presente en un día tan importante para su sobrina y se producirá por fin el ansiado reencuentro con 'su pequeño del alma'.

Por otro lado, Kiko Rivera acaba de confirmar públicamente que finalmente sí que irá a la boda de su prima. Tras haber arreglado sus diferencias, el Dj y la tertuliana parecen estar atravesando un buen momento.

"Todos están invitados, aunque no estoy segura de si todos asistirán", señalaba Chabelita cuando le preguntaban al respecto.

Mientras tanto, el marido de  Irene Rosales ha querido manifestar las tremendas ganas que tiene de una buena fiesta. "Deseando que llegue tu día en el que disfrutaré como el que más", compartía junto a una imagen con su prima. 

De momento, sabemos que la fecha del esperado enlace será el 1 de octubre y seguramente todos se lo pasarán en grande.