Olga Moreno en Supervivientes 2021

Olga Moreno habla del reencuentro con su familia y se olvida de alguien

Olga Moreno imagina cómo será volver a abrazar a sus seres queridos ante su inminente regreso a España

Olga Moreno se encuentra en su momento más delicado dentro de Supervivientes. La mujer de Antonio David deberá medirse con Tom Brusse en la que será la nominación más reñida.

La malagueña se convertirá en la protagonista indiscutible de la primera parte de la final que se emitirá el miércoles, 21 de julio. Si consigue alzarse por encima del francés, la madrastra de Rocío Flores conseguiría un pase a la gran final.

Sintiendo de cerca su inminente regreso a España, Olga ya ha comenzado a imaginar cómo será reencontrarse con los suyos. No es la primera vez que lo hace, pero en esta ocasión se ha olvidado de alguien muy especial.

Consciente de lo que le espera al llegar a casa, la empresaria malagueña solo desea recuperar el tiempo perdido con los suyos. Su mente durante el reality solo ha estado centrada en su familia y el momento de abrazarles está muy cerca.

Olga Moreno no cuenta con Rocío Flores en su regreso a España

Todos y cada uno de los participantes de Supervivientes han sentido la ausencia de los suyos. Sin embargo, el caso de Olga ha sido el más llamativo. Desde que puso un pie en la isla, la malagueña ha tenido muy presente a su familia.

Bueno, más que a su familia, a los hijos de Rocío Carrasco. Los nietos de Rocío Jurado han sido una constante en el concurso de la superviviente hasta el último momento.

Durante una conversación con Melyssa Pinto, la mujer del exguardia civil ha imaginado cómo será el momento de reunirse con sus seres queridos. Especialmente con su hija pequeña, Lola con la que desea pasar "un ratito sintiéndola y abrazándola".

Pero esta no ha sido la única persona que ha tenido presente, la empresaria malagueña también ha dedicado un momento para David Flores. Haciendo referencia de nuevo a la conexión especial que tiene con el hijo de Antonio David, Olga se emocionaba imaginando cómo será volverle a ver.

"Mi David tiene que estar deseando verme porque ese niño es que tiene obsesión y se muere conmigo", decía. De esta manera, la malagueña volvía a presumir de la buena relación que mantiene con el hermano de Rocío Flores.

No obstante, en esta ocasión no ha hecho referencia a la nieta de la chipionera. La colaboradora de Ana Rosa siempre ha estado presente en la mente de Olga, pero no ha pensado en ella ante su inminente regreso.

La mujer del excolaborador de Telecinco solo está centrada en reunirse con los suyos

Olga puso rumbo a Honduras cuando el documental de Rocío empezada a emitirse. Sabía que se marchaba dejando a su marido solo ante la reaparición de su exmujer.

De ahí que tomara la determinación de aportar su granito de arena arremetiendo contra ella y alabando la figura del exguardia civil. La superviviente no tiene ni idea del revuelo que la docuserie ha tenido y cuando regrese deberá enfrentarse a la realidad.

Sin embargo, esto parece ocupar el último rincón de su mente. Las novedades familiares parecen no afectarle y solo tiene pensamientos para sus seres queridos. Su único deseo es abrazarles y saber que están bien.

"Estoy ya fuera", comenzaba diciendo a Melyssa. "Es que ya solo pienso en ese momento de abrazar a los míos. ¡Qué ganas!", añadía emocionada.

Tal es la obsesión que Olga tiene por su familia, que no ha dudado en explotar contra Rocío Carrasco. Sin poder contener las lágrimas, la mujer de Antonio David hacía un alegato defendiendo el papel que ha ejercido con los hijos de este.

Un mensaje dirigido directamente contra su enemiga pública que muestra una Olga dispuesta a luchar por lo que considera suyo.