Rocío Carrasco delante de un micrófono durante un acto promocional

Rocío Carrasco provoca despidos en Telecinco: 'Se cree iluminada por Dios'

Algunos profesionales han visto peligrar su puesto de trabajo

Rocío Carrasco ha estado más de veinte años guardando silencio, pero ha resurgido de sus cenizas para convertirse en una estrella de la televisión. Ha recibido ofertas de una infinidad de programas, pero únicamente ha aceptado la propuesta de Sálvame: ser la defensora de la audiencia.  

Jorge Javier anunció la noticia y gran sus colaboradores se quedaron sin aliento, pues temían que la heredera de la Jurado hubiera impuesto condiciones. Siempre se ha dicho que tenía relación con personas muy importantes de la pequeña pantalla y que usaba su poder sin contemplación.  

La primera en ponerse a temblar fue Lydia Lozano, quien tenía miedo de haber sido vetada por su nueva compañera. En el pasado tuvieron muchos enfrentamientos, pues la canaria formaba parte del ejército de Antonio David.  

Escribió muchos reportajes con información que le pasaba el señor Flores y luego ha descubierto que los datos no eran correctos. Durante uno de los programas de Contar la verdad para seguir viva se disculpó con Rociíto, pero sigue arrastrando el error.  

Algunos espectadores se burlaron de ella porque se dieron cuenta de que su forma de trabajar no era demasiado profesional. La periodista está muy arrepentida, aunque todavía no ha tenido ninguna consecuencia por su falta de rigor.  

Por ese motivo, cuando se enteró de que iba a tener que compartir plató con Carrasco, pensó que había llegado su momento. La hicieron creer que la hija de la Más Grande se había negado a colaborar con ella.  

Curiosamente, el día que la exmujer de Antonio David estrenó su sección en Sálvame, Lydia no estaba presente. Bromearon con esta coincidencia, pero más tarde Rocío garantizó que jamás jugaría con el trabajo de nadie.  

Antonio Montero, en el punto de mira 

Carlota Corredera ha sido la gran defensora de Rociíto durante los últimos meses. No consiente que nadie ponga en duda su testimonio e incluso ha amenazado a varios de sus tertulianos, como por ejemplo Antonio Montero.  

El periodista tuvo que salir del plató de Sálvame porque puso en duda el papel de madre de la nueva amiga de la presentadora. Este carácter autoritario ha despertado el descontento de gran parte del público, incluso hay famosos que han mostrado su descontento con dicha postura.  

Es el caso de Carmen Lomana, quien está aburrida de que Telecinco y la gallega estén siempre hablando del mismo tema. “Se cree iluminada por Dios”, comentó la reina de la moda sobre el comportamiento de la comunicadora.  

En más de una ocasión ha puesto en duda la reivindicación feminista que la liderado la hija de la Jurado. “No se le puede tomar el pelo a las mujeres maltratadas desde un espectáculo que no es nada más y nada menos que un negocio”.  

Kiko Matamoros ha perdido la ilusión  

Otra de las personas que ha estado a punto de perder su puesto de trabajo ha sido Kiko Matamoros. Es uno de los rostros más carismáticos de la pequeña pantalla, aunque ha reconocido que los últimos acontecimientos le han hecho mucho daño.  

Está acostumbrado a enfrentarse a sus compañeros, pero esta vez ha luchado contra un ejército de detractores que le impedían expresarse con liberad. Todas las opiniones que iban en contra de la protagonista de Contar la verdad para seguir viva no tenían cabida en Sálvame.  

El exmarido de Makoke tuvo un agrio enfrentamiento con Carlota Corredera, quien le acusó de estar opinando sin tener información suficiente. Recordemos que el tertuliano se negó a ver el documental porque no le traía buenos recuerdos.  

Recientemente se ha sometido a la máquina de la verdad para demostrar que no tiene nada que esconder. En esta intervención ha desvelado que se pensó seriamente dejar la televisión durante un tiempo.