Kiko Rivera mira fijamente a cámara con una ligera sonrisa

Telecinco pone fin a las salidas de tono de Kiko Rivera: 'A la mier**'

La cadena se planta ante las continuas rabietas del hijo de Isabel Pantoja

Ante la última polémica protagonizada por Kiko Rivera, era de esperar que Telecinco le pusiera un alto.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

Esta vez, el Dj se ha pasado de la raya al mandar a 'la mier**' y sin venir a cuento a la cadena que siempre se ha posicionado de su lado. 

Sobre todo, en lo referente al conflicto con su madre, Isabel Pantoja. La bomba saltaba durante el fin de semana pasado, cuando el hijo de  Isabel Pantoja debía atender varios bolos. 

Sin embargo, parece que los empresarios encargados de contratarle se llevaron una gran decepción tanto con su actitud como con su actuación.

Imagen de Kiko Rivera en Sábado Deluxe el día 13 de noviembre de 2021
Kiko Rivera | Telecinco

"Ha sido un total fracaso, nos sentimos engañados y la verdad es que no le hemos visto en condiciones para trabajar", lamentaban.

"Ya no se implica como antes, está perdido, está ausente. El espectáculo no llegó ni a las dos horas y cada cinco canciones se iba, desaparecía".

Algo que Socialité sacaba a la luz. "Kiko, serénate. Cuenta hasta diez", le recomendaba María Patiño al Dj. 

Y lejos de serenarse, Kiko alimentaba todavía más la polémica al explotar en sus redes sociales.

Kiko Rivera explota contra Telecinco y la cadena responde

"Lo que no se puede hacer es organizar eventos, y mira que me estoy tirando piedras sobre mi propio tejado. En estos momentos no se puede ir a ningún p*** evento. El dinero va y viene. Si te tienes que quedar en tu casa y no ganar dinero, te aguantas", sentenciaba. 

"Allí había más de 200 personas ¡Y ni Dios con mascarilla! Luego se quejan '¡Ay que se me ha muerto mi madre, mi abuela! ¡Ponte la mascarilla; hijo de p***!'", lamentaba totalmente enfurecido.

Por tanto, dejaba claro que no estuvo cómodo en ningún momento a la hora de atender este tipo de trabajos. Sobre todo, por la situación tan complicada que atravesamos en plena pandemia.

"Los empresarios que hacéis eventos sois todos unos 'cabezaslocas'. Desde aquí, a todos estos de Telecinco, que se vayan a la mie***. Ya vendrán a llamarme", proseguía en su alegato.

Imagen de Kiko Rivera en Sábado Deluxe el día 13 de noviembre de 2021
Kiko Rivera | Telecinco

Unas palabras que han traído cola en la cadena. Y es que hace poco el Dj reaccionaba igual tras arremeter contra varios reporteros que estaban pendientes a la puerta de su casa.

En esa ocasión, el marido de  Irene Rosales  no tardaba en cambiar de opinión y volvía al Deluxe para hablar sobre el enfrentamiento que sostiene con su hermana Isa.

La primera en reaccionar ante estas duras declaraciones de Kiko era la propia María Patiño. "Solamente te voy a decir que tengas un poco más de respeto a esos empresarios que están luchando por sacar sus locales adelante durante estos dos últimos años". 

Y, desde el plató deSálvame,  Carlota Corredera tampoco dudaba en poner en su sitio al hijo de Isabel Pantoja.

Muy molesta tras escuchar esas palabras, la presentadora le dejaba muy claro que ella no pensaba irse a ningún sitio.

"Yo tengo que decirte Kiko que soy de Telecinco y ya te lo digo, este año no pienso irme a la mierda", señalaba.

Por otro lado, parece que la familia no ha empezado el año con muy buen pie, y es que Irene Rosales  ha denunciado la desaparición de una mascota muy querida. Concretamente, el perro de su hermano. 

Montaje de fotos de Kiko Rivera e Irene Rosales con rostros serios
Kiko Rivera e Irene Rosales empiezan con mal pie el 2022 | La Noticia Digital

"Se ha perdido este perro que es de mi hermano por la zona de Castilleja de la Cuesta. Si alguien lo ha podido ver por favor, póngase en contacto con estos teléfonos. ¡Gracias! Se llama Bali", compartía en sus redes sociales.

"Máxima difusión, por favor", pedía Kiko Rivera sumándose a la causa. Un triste incidente que les ha amargado un poco la entrada al 2022.

▶️ VER VÍDEO: Mediaset fulmina a Paz Padilla. Despido a la vista